Reflexiones

Entre terapia y terapia algunas veces surgen reflexiones, la mayoría se me diluyen en el tiempo, con otras hago el esfuerzo de cristalizarlas en papel. Estas son algunas de ellas...


jueves, 25 de mayo de 2017

Metáfora: La protesta del camino

crecimiento personal, psicoterapia, psicología, hipnosisVivía en lo que llamaban “El Mundo”, en donde se sentía amenazado, tanto por lo cotidiano como por el incierto futuro. Una diversidad cambiante presionaba sobre su ser, sobre la barrera que le separaba y diferenciaba de los demás, pujando por invadirle, obligándole a defenderse.

La presión era como un tsunami que impulsaba las aguas por encima de la costa hasta los valles de su ser, llenándolos con porquería ajena, con demandas inesperadas, rompiendo sus esperanzas de paz y sosiego.

Se había ido replegando bajo su piel. En su imaginación recorrió todos sus músculos, centrándose en relajarlos…, aflojarlos…, desconectando del mundo. Con los ojos cerrados contemplaba su bóveda craneal, oscura y serena. Se sentía cual nonato que flotara en la seguridad del vientre protector de su madre.

Observaba su propia respiración, cada vez más serena y tranquila, automática. Abandonado a la ligera pesadez de su cuerpo, a su paz interior.

Fuera habían quedado los problemas, las angustias, las amenazas. Sabía que no habían desaparecido, que antes o después tendría que hacer algo, o no; pero ahora se estaba tomando un descanso…, respiraba…, desconectaba…

Se sumió en una reflexión de lo que había sido su vida, sobre las decisiones que había tomado y sobre los caminos equivocados.

De repente un camino airado se levantó serpenteante ante él provocando una nube de polvo. Le miró a los ojos y le dijo:Los caminos jamás nos equivocamos, sencillamente os llevamos donde queréis ir, ¡desagradecido!

Absorbió la profunda mirada, y sin luchar con ella fue dejando que se acoplase en su interior como parte de sí mismo; poco a poco fue sintiéndose más cómodo. Empezaba a amar su camino tal como era, con sus partes fáciles y difíciles; sin él no habría llegado donde estaba. Ahora sabía que cada vez que levantase un pie para dar un paso, él estaría allí para darle soporte, para unir su pasado con su futuro, como lo había hecho durante toda su vida, siempre atento a sus elecciones.

Volvió de su retiro interno sereno y centrado, con la determinación de mirar directamente a cada una de sus dificultades, empezando por las más pequeñas para entrenarse; dispuesto a hacer algo, aunque no sabía muy bien qué; a tomar las riendas de su vida aunque no sabía muy bien cómo, cargado de compasión para sí mismo y para con los demás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario