Reflexiones

Entre terapia y terapia algunas veces surgen reflexiones, la mayoría se me diluyen en el tiempo, con otras hago el esfuerzo de cristalizarlas en papel. Estas son algunas de ellas...


viernes, 10 de marzo de 2017

Metáfora: Reparto de carne

metafora reparto de carne
El pueblo de los abuelos
Luis vivía en una estresante ciudad en donde tenía un trabajo de silla y ordenador que le exigía casi todo su tiempo. Trabajaba en casa, muchos días no salía, o a lo más bajaba a la panadería: -Una barra por favor. Gracias – podía ser su conversación más larga.

No quería seguir así, se ahogaba andando, le costaba respirar, su enorme barriga le dificultaba mucho atarse los cordones de los zapatos. Los médicos ya le habían dicho que tenía que perder peso pero se sentía atrapado en sus rutinas. Necesitaba un cambio de aires; su vida le estaba matando.

Se fue a vivir a la casa del pueblo de sus difuntos abuelos, como primer cambio de los que tendría que hacer, aunque de momento no sabía muy bien cuáles serían. Había roto con su trabajo y necesitaba ocuparse en algo.

En la carnicería cercana a su casa le ofrecieron hacerse cargo del reparto de los pedidos, – ¡Eso sí que es un cambio! - se dijo a sí mismo, pero de momento  no había otra cosa.

La mayoría del casco urbano lo habían hecho peatonal, los turistas estaban encantados, pero a él las posibilidades para hacer su reparto se reducían a dos, hacerlo en bicicleta o andando; con su peso no se atrevía a intentar lo de la bicicleta.

Los pedidos para repartir ya estaban preparados a las 10h., y él, buen conocedor del pueblo en el que había pasado tantos veraneos, se planificaba bien su ruta. Los primeros días repartió cargando las bolsas a mano, tenía que parar de vez en cuando para recuperarse y tardó muchísimo en hacer los repartos. El ejercicio y el sol de justicia de aquel pueblo manchego le hacían empapar su frente, su espalda, sus sobacos, su cintura…,”chorrrreaba”.

De no haber sido porque estaba trabajando, de buena gana se hubiera bebido un par de dobles de cerveza, pero su ética le refrenó.

Los clientes, sobre todos los del final de la ruta, se le quejaban al carnicero de que sus pedidos les llegaban menguados de peso, se veía que habían escurrido jugo en el trayecto, y el carnicero les respondía con sorna – ¡Pues no sabes cómo me vuelve el repartidor! -

La necesidad llevó a su mente la idea de ayudarse de un carrito en su reparto. La cosa mejoró bastante, el trabajo se alivió, la caminata resultó más ligera.

A Luis el trato con la carne se le hizo desagradable y lo que menos quería era encontrársela en su comida. Por fortuna para él aquel pueblo tenía una buena vega y muy ricas verduras, hortalizas y legumbres, casi se hizo vegetariano, salvo por el pollo y algo de pescado.

Su forma de comer cambió, le seguía costando alejarse del azúcar, pero aprendió el truco de acordarse de los problemas que tuvo su madre con la diabetes para alejarse de ella.

Se volvió responsable en su forma de comer.

Pudo encontrar otro trabajo mejor, y aprendió que debía evitar a toda costa volver a ser tan sedentario como antes, ya no dejaría de andar, aunque ahora por gusto.

Como sabía que era olvidadizo se ayudó de un aparatito que llevaba siempre y le informaba de su actividad, para saber si estaba cumpliendo su objetivo de ejercicio o debía corregirse.

Al cabo de tres meses de disciplina pudo decir con gozo:

¡Ya me puedo atar los cordones de los zapatos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario